Una parte fundamental de mi vida

Picasso concebía el arte como parte fundamental de su vida. Sus vivencias quedan muy bien reflejadas en sus obras, con sus alegrías, sus miedos, sus contradicciones, como en cualquier ser humano. Sus palabras evidencian, a veces con gran lucidez, su preocupación, su lucha y su esfuerzo por llegar a expresarse libremente y las dificultades que conlleva la creación artística. Y así lo expresaba él:

“Lo digo con orgullo: nunca he considerado la pintura como un arte destinado a distraer o divertir. Con el dibujo y el color como armas, he intentado profundizar en el conocimiento del mundo y del ser humano, a fin de que este conocimiento nos dé a todos una libertad cada vez mayor.”

Esta fue su bandera, liberar al hombre de lenguajes establecidos. Su pintura suelta las amarras de paradigmas anclados en el pasado. Un serpenteante camino que recorre el modernismo finisecular hasta que rompe los cánones con el cubismo, formas angulosas que disparan los vértices hasta que solapa la figura sobre el fondo. Abre la contemplación simultánea del vertiginoso siglo XX, un siglo que desencadena los más intrépidos lenguajes, no hay tiempo para una bocanada de aire que permita asimilar la vorágine vanguardista.

“Considero que con mi pintura he luchado como un verdadero revolucionario.

Yo no trabajo según la naturaleza, sino delante de ella, con ella. Un pintor debe observar la naturaleza, pero jamás confundirla con la pintura.”

El guitarrista, 1903-1904

Picasso evolucionó a lo largo de toda su vida. Su pintura jamás permaneció indiferente. Su figura inauguraba una nueva manera de concebir la expresión artística.

“El arte es una mentira que nos

enseña a comprender la verdad”

El próximo 8 de abril, se cumple el cincuenta aniversario de la muerte de Picasso.

Volvamos a contemplar su evolución artística, su vida para adentrarnos en lo que verdaderamente podremos aprehender con la pintura.

Señoritas de Avignon, 1907

“Un cuadro no está concebido de antemano. Mientras uno trabaja en él, se modifica en la medida en que cambian los pensamientos”.

Os invito a que el mero hecho de contemplar su obra sea un momento de reflexión y acercamiento al momento creativo.